Categories

Entrada publicada a:

jueves, 2 de mayo de 2019

OCT: La mejor técnica para analizar las placas de ateroma en las arterias

La Tomografía de Coherencia Óptica (OCT) es una técnica de luz infrarroja que permite observar con detalle el interior de las arterias. Gracias a la OCT se ha mejorado en el diagnóstico y tratamiento de las placas de ateroma.

La Tomografía de Coherencia Óptica (OCT) es una herramienta que emite luz infrarroja. Los cardiólogos la utilizan desde hace unos diez años para observar con detalle el interior de las arterias coronarias. Además, permite hacer una reconstrucción longitudinal de la arteria. La OCT tiene una resolución de imagen 10 veces mayor que la ecografía o angiografía convencional, la técnica de imagen por ultrasonidos más utilizada hasta el momento. Esta permite visualizar el interior de la arteria, pero muestra detalles sobre la pared.

La función principal de la OCT es proporcionar información sobre la composición de las placas coronarias, así como identificar de forma fácil una rotura de placa o de las arterias coronarias o un coágulo. Las placas coronarias son depósitos formados por colesterol, calcio y otras sustancias. Cuando estas sustancias se acumulan en el interior de las arterias pueden bloquearlas y volverlas rígidas. Además, si se rompen y pasan a la circulación pueden llegar a causar un infarto. En caso de rotura de placa solo sería visible a través de la OCT, ya que los fragmentos tienen un tamaño menor a la resolución que ofrece una ecografía. Por estos motivos, la OCT ha ocupado un vacío en el diagnóstico de las placas de ateroma donde la ecografía era menos eficaz.

Definir qué tipo de placa se encuentra en la arteria también es importante para decidir en qué momento implantar una prótesis vascular y comprobar si  esta se ha colocado de forma correcta.. Esta prótesis, llamada Stent, es una pequeña malla de metal que se expande dentro de la arteria para impedir su obstrucción. Dependiendo de si la placa está formada por calcio o por colesterol requiere un tratamiento diferente antes de colocar el Stent. Se ha demostrado que la implantación de un Stent con la ayuda de OCT permite mejorar el pronóstico del paciente a largo plazo.

El Instituto Clinic CardioVascular (ICCV) del Hospital Clínic es una unidad de referencia en este campo, además de liderar varios estudios sobre el uso de la técnica OCT. Uno de los más relevantes estudia la evolución de los pacientes tras implantar el Stent. En el laboratorio de la unidad se recibe a estudiantes internacionales, especialmente de Japón, para formarse en la utilización de la técnica OCT y en el análisis de las imágenes obtenidas. Por estos motivos, el ICCV es referente en Europa por su contribución al avance del conocimiento de las placas de ateroma a través de la OCT, y su precisión en el diagnóstico y tratamiento.

Comparte esta entrada

  • Delicious
  • Facebook
  • Twitter
  • email
  • LinkedIn
  • StumbleUpon

    Los comentarios están cerrados.