martes, 26 de marzo de 2019

Un estudio permite identificar los primeros cambios cerebrales en la demencia frontotemporal

Médicos e investigadores de Sant Pau y del Hospital Clínic de Barcelona – IDIBAPS, en colaboración con la Universidad de California San Francisco, aplican una innovadora técnica de análisis de neuroimagen para identificar de manera más sensible los cambios cerebrales que se producen en la demencia frontotemporal, una causa importante de demencia en personas de edad media que afecta a las regiones frontales del cerebro, que regulan nuestra conducta.

En este estudio miembros del consorcio CATFI (Iniciativa Catalana para la Demencia Frontotemporal), en concreto la unidad de memoria del hospital Sant Pau de Barcelona, el Grupo de Investigación de Neurobiología de las Demencias del Instituto de Investigación Biomédica Sant Pau (IIB Sant Pau) y la unidad de Alzheimer y otros trastornos cognitivos del Hospital Clínic de Barcelona-IDIBAPS en colaboración con el Memory and Aging Center de San Francisco (California, EE. UU.) acaban de publicar un trabajo en la prestigiosa revista Brain en el que se aplica una nueva técnica de imagen cerebral para el estudio de los primeros cambios cerebrales en la variante conductual de la demencia frontotemporal.

La variante conductual de la demencia frontotemporal es un tipo de demencia menos frecuente que la enfermedad de Alzheimer pero que supone la segunda causa de demencia en personas menores de 65 años. A diferencia del Alzheimer que afecta fundamentalmente a la memoria reciente, la variante conductual de la demencia frontotemporal se caracteriza por un cambio progresivo de la personalidad y deterioro en la cognición social con una relativa preservación de otras capacidades cognitivas en las primeras fases de la enfermedad.

Los síntomas pueden incluir, de forma variable, un comportamiento desinhibido o infantil en contextos sociales, decisiones irreflexivas que en ocasiones pueden poner el peligro la seguridad o la economía familiar,  pérdida de interés o motivación en las aficiones o intereses previos, falta de  empatía, conductas obsesivas o ritualísticas y/o marcada impulsividad. El diagnóstico de esta enfermedad puede resultar difícil, pudiéndose confundir con enfermedades psiquiátricas como la depresión o el trastorno bipolar.

Según el neurólogo Ignacio Illán Gala, primer firmante del trabajo: “en el momento del diagnóstico es frecuente que las familias lleven meses o incluso años consultando a varios médicos y en ocasiones han sido diagnosticados de enfermedades psiquiátricas dado que las pruebas realizadas no mostraron alteraciones”.

Los estudios de imagen como la resonancia magnética cerebral ayudan a los médicos a identificar en muchos casos una disminución del volumen cerebral en las regiones frontales y temporales. Sin embargo, en hasta un tercio de los casos, la resonancia magnética no muestra ningún cambio a simple vista. El estudio publicado demuestra que, una nueva técnica de estudio de la imagen cerebral, la difusividad media cortical, es más sensible para identificar cambios cerebrales en los pacientes.

Según Victor Montal, co-primer firmante e ingeniero responsable del desarrollo de la nueva técnica de análisis: “con esta nueva técnica somos capaces de estudiar cambios sutiles en la movilidad de las moléculas de agua de la corteza cerebral, pudiendo objetivar cambios en las fases más iniciales de la enfermedad”. Esta nueva técnica consiguió evidenciar cambios cerebrales en los pacientes con demencia frontotemporal que no presentaban atrofia en el momento del diagnóstico.

El Dr. Juan Fortea, autor del artículo y coordinador de la sección de neuroimagen de la unidad de memoria, resalta “es una muestra de la necesidad de utilizar biomarcadores en la evaluación de las enfermedades neurodegenerativas para aumentar la certeza diagnóstica”.

Según el Dr Alberto Lleó, autor del artículo y jefe de la unidad de memoria del Hospital de Sant Pau: “Estos hallazgos abren la puerta a una mejoría en el diagnóstico precoz de la demencia frontotemporal y podrían aplicarse para mejorar el diagnóstico de otras enfermedades neurodegenerativas”. Para la Dra. Raquel Sánchez-Valle, coautora del artículo y jefe de la unidad de Alzheimer y otros trastornos cognitivos del Hospital Clínic-IDIBAPS este trabajo “es una muestra del éxito de consorcios multicéntricos con un perfil multidisciplinar para avanzar en el conocimiento de enfermedades neurodegenerativas poco prevalentes pero de alto impacto clínico y social”.

Este trabajo reunió 148 resonancias magnéticas cerebrales de personas valoradas en Barcelona como parte del consorcio CATFI y San Francisco (California, EE. UU.) y ha sido posible gracias a la financiación de la Generalitat de Catalunya y el instituto de salud Carlos III.

Actualmente el Hospital de Sant Pau y el Hospital Clínic de Barcelona colaboran como centros de referencia en el diagnóstico de pacientes con demencia frontotemporal en el marco de la iniciativa CATFI junto al Hospital Arnau de Vilanova de Lleida.

El objetivo de la iniciativa CATFI es el desarrollo de nuevas métodos diagnósticos y aproximaciones terapéuticas para los pacientes con demencia frontotemporal. Si bien esta iniciativa dispone de financiación hasta finales del 2019, es una prioridad para sus responsables obtener nuevas fuentes de financiación más allá de esa fecha para seguir avanzando en su objetivo.

Referència de l’article:

Cortical microstructure in the behavioural variant of frontotemporal dementia: looking beyond atrophy

Illán-Gala I, Montal V, Borrego-Écija S, Vilaplana E, Pegueroles J, Alcolea D, Sánchez-Saudinós B, Clarimón J, Turón-Sans J, Bargalló N, González-Ortiz S, Rosen HJ, Gorno-Tempini ML, Miller BL, Lladó A, Rojas-García R, Blesa R, Sánchez-Valle R, Lleó A, Fortea J.

Brain. 2019 Mar 25. pii: awz031. doi: 10.1093/brain/awz031

 

Comparte esta entrada

  • Delicious
  • Facebook
  • Twitter
  • email
  • LinkedIn
  • StumbleUpon

    Los comentarios están cerrados.