Categories

Entrada publicada a:

martes, 18 de diciembre de 2018

El Clínic aplica con éxito una nueva técnica para la extirpación de tumores mediante material radiactivo

El Hospital Clínic de Barcelona se ha convertido en el primer centro de Cataluña que ha aplicado con éxito una técnica no utilizada hasta ahora para la localización y la extirpación de tumores no palpables mediante material radiactivo.

La técnica se ha podido aplicar mediante un trabajo interdisciplinar de diferentes profesionales del Hospital y ha sido presentada en rueda de prensa por el Dr. Antoni Castells, director médico del Hospital, el Dr. Sergi Vidal-Sicart, especialista en Medicina Nuclear, la Dra. Inmaculada Alonso, ginecóloga cirujana del Hospital, el Dr. Sergi Ganau, radiólogo y la Dra. Blanca González, especialista de Anatomía Patológica.

La técnica se ha podido aplicar con éxito este otoño en una docena de casos de cáncer de paratiroides y cáncer de mama. La cirugía radioguiada con una semilla radiactiva es una técnica quirúrgica innovadora que utiliza una cápsula de titanio que contiene yodo 125 (I125) para ayudar en la extirpación de lesiones no palpables. La semilla, que hace 4 milímetros de longitud y 0,5 milímetros de diámetro, se introduce el día antes o, incluso, algunos días previos a la intervención en la zona de la lesión a través de una aguja y la paciente puede continuar haciendo vida absolutamente normal hasta que entra en quirófano.

Ya durante la intervención, el cirujano/a, ayudado por el profesional de Medicina Nuclear, detecta la actividad radiactiva del yodo mediante el uso de una sonda de detección de rayos gamma manual, que le permite proceder a la extirpación de la lesión de forma muy precisa. Esta precisión, en la localización del tumor (zona afectada) provocará que se extraiga esta parte y se minimice la extirpación de tejido sano alrededor de la lesión. Una vez resecada la lesión, se comprueba la inclusión de la semilla radiactiva mediante la detección de la actividad de la misma y su visualización gracias a técnicas de rayos X. Posteriormente, la semilla se retira cuando se estudia la pieza en Anatomía Patológica y se almacena en el Servicio de Medicina Nuclear del Hospital siguiendo los protocolos establecidos.

La semilla de yodo tiene la mínima cantidad de radiactividad imprescindible para llevar a cabo la técnica con éxito, el grado de irradiación de la semilla es mínimo y no tiene ningún tipo de consecuencia para el paciente ni por los profesionales que las manipulan. El marcaje de las lesiones no palpables con semilla de I125 mejora, en casos seleccionados, las técnicas aplicadas hasta ahora; como el marcaje con arpón o la técnica de ROLL (Radioguided Occult Lesion Localization), que provocaban intervenciones más complejas.

El uso de esta técnica permite disminuir de manera significativa el tejido sano circundante que se extirpa junto con la lesión, un aspecto importante en algunas localizaciones como la glándula mamaria.

El marcado de una lesión no palpable de mama con una semilla de yodo 125 y su posterior extirpación mediante cirugía radioguiada pueden reducir la duración de la intervención quirúrgica de dicha lesión en comparación con las técnicas tradicionales de marcaje con arpón. Además, se puede aplicar también para la localización y extracción de ganglios linfáticos axilares que contienen metástasis para intentar evitar un vaciamiento completo de axila y evitar todas las complicaciones y secuelas asociadas. La técnica presentada hoy puede tener un gran recorrido dentro del Hospital Clínic de Barcelona ya que el 55% de los tumores que se detectan en el centro son no palpables.

Comparte esta entrada

  • Delicious
  • Facebook
  • Twitter
  • email
  • LinkedIn
  • StumbleUpon

    Los comentarios están cerrados.