viernes, 30 de noviembre de 2018

Un estudio propone personalizar el seguimiento por colonoscopia en pacientes con poliposis serrada

Investigadores del Hospital Clínic-IDIBAPS participan en un estudio publicado en la revista Endoscopy en el que demuestran que los pacientes con poliposis serrada tienen un riesgo elevado de desarrollar una lesión que pueda convertirse en un tumor maligno, mientras que el riesgo de tener un cáncer colorrectal (CCR) es bajo. El seguimiento por endoscopia para detectar el cáncer en una fase precoz o detectar las lesiones precursoras permite la eliminación de los pólipos y disminuir la incidencia de cáncer y, ahora, los investigadores han determinado que se puede personalizar en función del riesgo de cada paciente.

El estudio se ha llevado a cabo en el marco del grupo de oncología gastrointestinal de la Asociación Española de Gastroenterología y lo ha coordinado Francesc Balaguer, Jefe del Servicio de Gastroenterología del Clínic e investigador del equipo Oncología gastrointestinal y pancreática del IDIBAPS. La primera firmante del artículo es la Dra. Sabela Carballal, especialista del Servicio de Gastroenterología del Clínic.

Los pólipos serrados del colon son un grupo de lesiones heterogéneo que tienen el potencial de transformarse en cáncer colorrectal (CCR) a través de lo que se conoce como la vía serrada de la carcinogénesis, por la que se desarrollan hasta un 30% de los tumores. Hasta ahora este riesgo no había sido cuantificado de forma precisa y no se han descrito factores que se asocien a un mayor riesgo de desarrollar una lesión maligna. Dado que la poliposis serrada puede predisponer al CCR, los pacientes y sus familiares requieren de seguimiento en unidades de alto riesgo de cáncer colorrectal.

En el estudio publicado en Endoscopy, en el que participaron 296 pacientes de 18 hospitales españoles, los investigadores han determinado la incidencia de aparición de lesiones precursoras de un cáncer colorrectal. Los resultados muestran que un 42% de los pacientes desarrollaron una lesión de este tipo a los 3 años de seguimiento, aunque la incidencia de cáncer colorrectal era baja, de un 3%. “Los datos apoyan la realización de seguimiento por endoscopia en este grupo de pacientes ya que gracias este seguimiento el riesgo de cáncer de colon y recto disminuye“, señala Sabela Carballal.

Hasta ahora las colonoscopias de seguimiento se hacían anualmente, tal y como recomiendan las guías clínicas, sin tener en cuenta los factores de riesgo que predisponen al desarrollo del tumor“, explica Francesc Balaguer. “Ahora sabemos cuáles son los factores de riesgo que predisponen a que un paciente con poliposis serrada desarrolle un tumor con el que podemos personalizar el protocolo de seguimiento en función del riesgo“, concluye.

Referencia del artículo:

High incidence of advanced colorectal neoplasia during endoscopic surveillance in serrated polyposis syndrome.

Rodríguez-Alcalde D, Carballal S, Moreira L, Hernández L, Rodríguez-Alonso L, Rodríguez-Moranta F, Gonzalo V, Bujanda L, Bessa X, Poves C, Cubiella J, Castro I, González M, Moya E, Oquiñena S, Clofent J, Quintero E, Esteban P, Piñol V, Fernández FJ, Jover R, Cid L, Saperas E, López-Cerón M, Cuatrecasas M, López-Vicente J, Rivero-Sánchez L, Jung G, Vila-Casadesús M, Sánchez A, Castells A, Pellisé M, Balaguer F; Gastrointestinal Oncology Group of the Spanish Gastroenterological Association.

Endoscopy. 2018 Aug 1. doi: 10.1055/a-0656-5557.

Comparte esta entrada

  • Delicious
  • Facebook
  • Twitter
  • email
  • LinkedIn
  • StumbleUpon

    Los comentarios están cerrados.