Categories

Entrada publicada a:

jueves, 22 de noviembre de 2018

Identifican una potencial diana terapéutica en el tipo de cáncer de páncreas más frecuente

Investigadores del IDIBAPS y del Centro de Regulación Genómica (CRG) publican un artículo en la revista Gut en el que identifican una proteína como posible diana terapéutica en el tipo más frecuente de cáncer de páncreas. En el estudio, realizado en modelos animales y con muestras de pacientes, han identificado que esta proteína juega un papel clave en el crecimiento de las células tumorales. El estudio lo han coordinado Cristina Fillat, jefe del grupo Terapia Génica y Cáncer del IDIBAPS, y Susana de la Luna, jefe del grupo de Señalización y regulación génica del CRG.

El adenocarcinoma ductal de páncreas representa el 90% de los tumores pancreáticos. Aunque se trata de un tumor poco frecuente, es la cuarta causa de muerte por cáncer en todo el mundo. Se trata de un tumor muy agresivo que tiene un mal pronóstico con los tratamientos actuales. Las terapias dirigidas pueden ofrecer una nueva vía para disponer de estrategias más eficaces.

Las proteínas quinasas son un grupo de proteínas que regulan diferentes vías de señalización y su activación anormal juega un papel clave en la progresión del cáncer. “Este grupo de proteínas constituyen un tipo de dianas terapéuticas entre las más eficaces en cáncer y han sido ampliamente estudiadas en diferentes tipos de tumores“, explica Cristina Fillat. La proteína DYRK1A es una proteína quinasa que tiene diferentes funciones según el tipo celular, pero su papel en cáncer de páncreas no ha sido caracterizado.

Para el estudio en Gut, los investigadores analizaron el patrón de expresión de la proteína DYRK1A en modelos animales y en muestras de pacientes. Se determinó la función de la proteína y se estableció su mecanismo de acción.

Los resultados demuestran que DYRK1A tiene una expresión elevada en el cáncer de páncreas estudiado, y que esta elevada expresión está correlacionada con la expresión del receptor de membrana de las células tumorales, c-MET. Inhibiendo la quinasa DYRK1A se consigue reducir la progresión del tumor ya que se limita la proliferación celular. Esto sucede tanto en estudios in-vitro con líneas celulares como en modelos animales.

Hemos observado que la proteína se expresa tanto en estadios tempranos como avanzados del tumor y participa en la estabilización de los receptores de membrana, c-MET y EGFR, claves para la proliferación de las células tumorales“, explica Susana de la Luna, investigadora del CRG participante en el estudio.

Hasta ahora se han utilizado inhibidores de c-MET y EGFR con respuestas parciales. Este estudio sugiere que a través de la inhibición de DYRK1A se facilitaría, con una única molécula la degradación de c-MET y EGFR reduciendo así su actividad tumorigénica“, concluye Cristina Fillat.

Referencia del artículo:

DYRK1A modulates c-MET in pancreatic ductal adenocarcinoma to drive tumour growth.
Luna J, Boni J, Cuatrecasas M, Bofill-De Ros X, Núñez-Manchón E, Gironella M, Vaquero EC, Arbones ML, de la Luna S, Fillat C.
Gut. 2018 Oct 20. pii: gutjnl-2018-316128. doi: 10.1136/gutjnl-2018-316128

Información imagen: En esta imagen se observan células tumorales correspondientes a la misma área del tumor donde se detecta la expresión de las proteínas DYRK1A (localizada principalmente en el núcleo de las células), y las proteínas EGFR y c-MET (localizadas en la membrana celular).

 

Comparte esta entrada

  • Delicious
  • Facebook
  • Twitter
  • email
  • LinkedIn
  • StumbleUpon

    Los comentarios están cerrados.