Categories

Entrada publicada a:

jueves, 29 de noviembre de 2018

El Clínic atiende cada año a más de 200 personas de nueva infección por VIH

La Unidad de VIH-SIDA del Hospital Clínic, dirigida por el Dr. Josep Mallolas, atiende a 200 personas de nueva infección por el virus del VIH cada año. Esto se debe, en parte, a nuevas modalidades de conducta social como el Chemsex, la combinación de relaciones sexuales con el uso de determinadas drogas para potenciar y prolongar la relación. Es por este motivo que se ha creado un programa pionero en Cataluña para la detección y seguimiento de las personas que lo practican. Esta práctica de alto riesgo puede derivar en enfermedades de transmisión sexual, como la sífilis o el VIH, o problemas psicológicos y psiquiátricos graves.

Según ONUSIDA, hay 76 millones de personas infectadas por VIH y 35 millones de personas han muerto de sida. En la actualidad, 38 millones de personas viven con el VIH. En la actualidad en Occidente hay unos 2,5 millones de personas infectadas y 80.000 nuevas infecciones cada año, de las que más de 3.000 tienen lugar en España y 800 en Cataluña. Por tanto, a pesar de los nuevos tratamientos, la epidemia no está controlada y en los últimos 15-20 años el número de nuevas infecciones no ha variado de manera significativa, lo que indica que se deben tomar nuevas medidas para el control de la epidemia.

En la Unidad de VIH del Clínic se atiende a 6.500 personas, de las cuales 6.000 son pacientes en tratamiento infectados por VIH. Cada año se suman más de 200 personas de nueva infección, mayoritariamente hombres que tienen sexo con hombres. “Esta tasa de nuevas infecciones es la misma que hace 10-20 años, a pesar de las mejoras en los tratamientos y la información que se tiene sobre la enfermedad“, explica el Dr. Mallolas. “En gran parte se debe a nuevas modalidades de conducta social que actúan como detonante de un aumento claro de la incidencia de enfermedades de transmisión sexual, algunas tratables, como la sífilis, pero otros que no tienen tratamiento curativo como la infección por VIH“, añade.

En 2017, la Unidad de VIH del Clínic realizó 1.100 encuestas epidemiológicas anónimas a pacientes con VIH que venían a la consulta. A la pregunta de si habían tomado algún tipo de droga en el contexto de sexo, el 43% reconocieron haberlo hecho y el 25% ya tomaba metanfetamina, mefedrona o GHB.

Es por este motivo que el Clínic ha puesto en marcha un programa para identificar personas que practican Chemsex, dado que esta mezcla de uso de drogas y relaciones sexuales a menudo no se vive como un problema y no suele ser motivo de consulta.

En el programa participa un equipo multidisciplinar formado por médicos y enfermeras de la Unidad de VIH y de Urgencias, psicólogos y psiquiatras. Cuando se detecta un caso, se realiza una visita médica completa, se hace un análisis para identificar enfermedades de transmisión sexual y, según el resultado, se propone una derivación al psicólogo y/o psiquiatra. “Las personas que practican Chemsex venden con otro problema médico, como enfermedades de transmisión sexual o intoxicaciones. Cuando se les proponen medidas, a menudo te dicen que están bien, que no hay ningún problema“, señala el Dr. Mallolas.

Actualizar los conocimientos sobre la infección por VIH

La Unidad de VIH del Hospital Clínic coordina las Jornadas Nacionales de Actualización en VIH, que se celebran en Barcelona Cosmocaixa mañana y pasado mañana, coincidiendo con la conmemoración del Día Mundial de la Lucha contra el SIDA. En el contexto de las jornadas se realizarán diferentes talleres y charlas sobre co-infección, vacunas o chemsex.

El Clínic-IDIBAPS es referente en el abordaje integral de la enfermedad, tanto desde la vertiente asistencial como en la de investigación. Se participa y se coordinan numerosos proyectos de investigación que tienen por objetivo avanzar en el control y en el tratamiento de la enfermedad desde la vertiente clínica (nuevas moléculas y estrategias de tratamiento), básica (vacunas preventivas y profilácticas) y social. En este sentido, se buscan nuevas modalidades de control del paciente mediante aplicaciones para dispositivos móviles y programas de prevención.

Hay que hacer un esfuerzo conjunto para identificar a las personas infectadas no tratadas para que puedan acceder a tratamientos para controlar la infección. Si además, implementamos estrategias de prevención de la infección, conseguiremos un control real sobre la epidemia “, concluye el Dr. Josep Mallolas, jefe de la Unidad de VIH-SIDA del Hospital Clínic y del grupo de investigación en SIDA e Infección por VIH del IDIBAPS.

Comparte esta entrada

  • Delicious
  • Facebook
  • Twitter
  • email
  • LinkedIn
  • StumbleUpon

    Los comentarios están cerrados.