Categories

Entrada publicada a:

jueves, 30 de noviembre de 2017

El cuidado de la piel en los pacientes con cáncer mejora su calidad de vida y su estado emocional

El Hospital Clínic de Barcelona ha presentado hoy el programa “Piel Sana”, destinado a mejorar el conocimiento, prevención, detección precoz y tratamiento de los efectos adversos cutáneos en los pacientes con cáncer. El objetivo es mejorar la calidad de vida de los pacientes y la adaptación a la enfermedad. La presentación se ha llevado a cabo en el marco de la jornada “En la piel del paciente oncológico. Abordaje holístico de nuestros pacientes”, organizada por los Servicios de Dermatología y Oncología del Clínic junto con el laboratorio dermatológico La Roche-Posay, marca que colabora también en el programa.

En la presentación han participado el Dr. Antoni Castells, Director Médico del Hospital Clínic; la Dra. Susana Puig, Jefa del Servicio de Dermatología del Clínic; Maria Mateu, Jefa de Responsabilidad Social Corporativa del Clínic; y Patricia Sarasúa, Directora de La Roche-Posay.

Durante el tratamiento del cáncer dos de cada tres pacientes tienen efectos secundarios cutáneos que afectan a la piel, el cabello y las uñas. No suceden de forma sistemática, ya que dependen del tratamiento pautado, cada persona tiene una reacción específica y la mayor parte de los efectos son reversibles cuando finaliza el tratamiento. “Es posible equilibrar estos cambios cutáneos y aliviarlos con un cuidado apropiado de la piel”, explica la Dra. Susana Puig, jefe del servicio de Dermatología del Clínic y coordinadora de la jornada. Además del impacto físico, estos efectos secundarios en la piel afectan al paciente a nivel funcional, psicológico, emocional y social.

El objetivo del programa “Piel Sana”, impulsado de forma conjunta por el Hospital Clínic de Barcelona y La Roche Posay, es cuidar la piel de los pacientes para limitar o retrasar algunos de los efectos secundarios que puedan experimentar, además de mejorar su confort diario durante y después de los tratamientos. “Cuidar de uno mismo y aprender a tratar los síntomas tiene un impacto psicológico positivo en la forma en la que los pacientes enfocan y experimentan su enfermedad”, explica la Dra. Puig.

Para desarrollarlo, se ha formado a voluntarias del programa Amics del Clínic del hospital en los cuidados específicos que requieren los pacientes con cáncer que están en tratamiento y en los diferentes pasos y productos a utilizar para el maquillaje terapéutico. Así, los pacientes que quieren participar en el programa realizan una sesión de una hora de duración con las voluntarias que además son enfermeras jubiladas del servicio de Dermatología del Clínic. En estas sesiones se les enseña cómo cuidar su piel para sentirse mejor. Se hace énfasis en los cuatro pasos básicos para cuidar la piel que, como explica Patricia Sarasúa, Directora de La Roche-Posay, son “la higiene con productos sin jabones naturales, la hidratación de cara y cuerpo para recuperar la función barrera, el uso de una fotoprotección muy alta para proteger de los rayos UVB y UVA, y el maquillaje corrector que ayuda al bienestar del paciente”.

Las pacientes valoran de forma muy positiva el programa, pues aprenden cómo cuidar de su piel a la vez que se dedican un tiempo para ellas mismas.

Comparte esta entrada

  • Delicious
  • Facebook
  • Twitter
  • email
  • LinkedIn
  • StumbleUpon

    Los comentarios están cerrados.