Categories

Entrada publicada a:

lunes, 19 de marzo de 2012

El equipo de Oncología Hepática revisa para la revista The Lancet el tratamiento del carcinoma hepatocelular

Dr. Alejandro Forner i Dr. Jordi Bruix, primer i darrer signants del Seminar a The Lancet

El carcinoma hepatocelular es el sexto cáncer más frecuente y la tercera causa de muerte relacionada con cáncer. El equipo del Hospital Clínic de Barcelona – IDIBAPS, dirigido por el Dr. Jordi Bruix, es un referente internacional para el diagnóstico y tratamiento de esta enfermedad. De hecho, la clasificación que estratifica a los pacientes según su estado y los vincula con una indicación de tratamiento recibe el nombre de Barcelona Clínic Liver Cancer (BCLC). The Lancet publicó recientemente un Seminario para revisar las últimas tendencias en el manejo de carcinoma hepatocelular. Los autores del artículo son, siguiendo el orden en el que aparecen, el Dr. Alejandro Forner, el Dr. Josep M. Llovet i el Dr. Jordi Bruix, todos ellos miembros del equipo de Oncología hepática del IDIBAPS – Hospital Clínic. Al mismo tiempo, el  Dr. Jordi Bruix fue el senior author de las recientemente publicadas Saudi Guidelines for the Diagnosi and Management of Hepatocellular Carcinoma. Esto refuerza el liderazgo del grupo en el ámbito internacional con responsabilidad directa en la preparación de documentos de práctica clínica en Europa y Estados Unidos.

De acuerdo con el Seminario publicado en The Lancet, los pacientes con cirrosis tienen un mayor riesgo de desarrollar esta enfermedad maligna, y se recomienda realizarles una ecografía cada 6 meses. La vigilancia con ecografía permite el diagnóstico en etapas tempranas, cuando el tumor puede ser curable por resección, trasplante hepático o ablación, y puede alcanzarse una supervivencia a 5 años superior al 50%. Los pacientes con pequeños tumores solitarios y una función hepática muy bien conservada son los mejores candidatos para la resección quirúrgica. El trasplante hepático es más beneficioso en individuos que no son buenos candidatos para la resección, especialmente aquellos que cumplen los criterios de Milán (tumor = 5 cm y hasta tres nódulos = 3 cm). La escasez de donantes limita en gran medida la aplicabilidad de esta estrategia.

La ablación percutánea es el tratamiento más utilizado, pero su eficacia se ve limitada por el tamaño del tumor y su localización. En pacientes asintomáticos con enfermedad multifocal, sin invasión vascular o diseminación extrahepática, la quimioembolización puede proporcionar beneficios en términos de supervivencia. Los resultados de los ensayos aleatorios con sorafenib, dirigidos por el equipo del IDIBAPS – Hospital Clínic, han demostrado beneficios en la supervivencia de pacientes con carcinoma hepatocelular avanzado, lo que sugiere que las terapias moleculares dirigidas podrían ser eficaces en este tipo de cáncer quimiorresistente. La investigación sigue activa para profundizar en la patogénesis y el tratamiento del carcinoma hepatocelular.

Comparte esta entrada

  • Delicious
  • Facebook
  • Twitter
  • email
  • LinkedIn
  • StumbleUpon

    Los comentarios están cerrados.