Categories

Entrada publicada a:

miércoles, 14 de diciembre de 2011

Estimulación eléctrica transcraneal y neuroimagen para entender circuitos emocionales y de memorización en el cerebro

 Cleofé Peña-Gómez, Roser Sala-Llonch, David Bartrés-Faz, Carme junqué
Las técnicas de estimulación cerebral no invasivas en humanos, como la estimulación magnética transcraneal (EMT) y la estimulación eléctrica transcraneal de baja intensidad (EET), se aplican de forma creciente en el estudio de las funciones superiores, como la memoria o la toma de decisiones. En estos estudios, la bobina de la EMT o los electrodos de la EET se colocan sobre la cabeza del paciente con la intención de modular la actividad de las neuronas subyacentes a partir del paso de los campos magnéticos o de corriente eléctrica, que atraviesan los diversos tejidos de forma incruenta e indolora para el sujeto estudiado. Una región de especial interés en cuanto a la estimulación cerebral es la corteza prefrontal izquierda, donde los estudios de neuroimagen funcional y electrofisiología indican que se juega un papel esencial en la regulación de las emociones, especialmente en el control de las emociones negativas. Un trabajo publicado en PlosOne por investigadores del Institut d’Investigacions Biomèdiques August Pi i Sunyer (IDIBAPS) y la Facultad de Medicina de la Universidad de Barcelona, trata de probarlo a través de la EET. El primer firmante del artículo es Cleofé Peña-Gómez, del Departamento de Psiquiatría y Psicobiología Clínica de la Facultad de Medicina UB, y el último el Dr. David Bartrés-Faz, del mismo Departamento e investigador del equipo IDIBAPS Neuropsicología.

El experimento presentado en PLoSOne consistió en valorar cómo de positivas o negativas eran unas fotografías que pertenecen a una colección internacional que ya viene puntuada con unos valores de referencia. Los sujetos, 16 estudiantes de medicina sanas y diestras, estaban conectados a los electrodos de la estimulación eléctrica transcraneal y no sabían cuando estaba encendido o apagado el dispositivo. La hipótesis de los investigadores era que al tener los electrodos activados se potenciaría la función de la corteza frontal que incrementa la racionalidad y ayuda a controlar las emociones negativas. La hipótesis quedó confirmada al demostrar que cuando los electrodos estaban activados la valoración de las imágenes negativas era más positiva. Es decir, los sujetos controlaban mejor la emoción que los sugerían imágenes como una serpiente a punto de atacar o un accidente de tráfico.

Composició per la revista CortexEs importante destacar que el grado de efecto de esta técnica estaba ligado con la personalidad. Las chicas más introvertidas fueron las más sensibles a los efectos de la estimulación eléctrica transcraneal. Esto liga con observaciones previas de terapia psicológica que apuntan a que las personalidades introvertidas son más receptivas a las manipulaciones externas. Este estudio básico, que permite conocer mejor la función de los circuitos neuronales, podría tener aplicaciones terapéuticas en el tratamiento de las fobias. Se había demostrado que esta técnica permite aumentar momentáneamente la memoria de trabajo, pero nunca se había vinculado con el circuito emocional.

Otro artículo publicado en Cortex por el mismo equipo, con Roser Sala-Llonch como primera firmante y la Dra. Carme Junqué y el Dr. David Bartrés-Faz como últimos firmantes, aplica técnicas de neuroimagen al estudio de la memoria de trabajo. Esta investigación, que también permite conocer mejor el funcionamiento de las redes cerebrales, demuestra que la actividad de regiones posteriomediales del cerebro (precuneus) cuando la persona está en reposo antes de realizar una tarea de memoria de trabajo permite predecir aquellos individuos que posteriormente realizarán mejor la tarea propuesta en el estudio. Las áreas del cingulado posterior el precuneus son regiones del cerebro relacionadas con la preparación para atención visual y, por tanto, una mayor actividad en reposo podría reflejar una mayor ‘preparación’ de los sistemas atencionales cerebrales para resolver tareas de presentación inmediata. Por el contrario, una red neuronal conocida como Default Mode Network debe estar muy desactivada en momentos de reposo y muy activada durante el ejercicio para obtener buenos resultados. Esta región participa en la activación sincronizada de diferentes partes del cerebro durante el procesamiento cognitivo y se encuentra fundamentalmente afectada en condiciones como la enfermedad de Alzheimer.

Comparte esta entrada

  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google
  • E-mail this story to a friend!
  • LinkedIn
  • Technorati
  • TwitThis
  • Meneame
  • StumbleUpon

Los comentarios están cerrados.