Categories

Entrada publicada a:

viernes, 10 de diciembre de 2010

Un ensayo clínico piloto identifica marcadores para la detección precoz de demencia en enfermos de Parkinson

bloc-central

El 70% de los enfermos de Parkinson desarrollará a largo plazo demencia, un trastorno que además de empeorar la calidad de vida del paciente, constituye una importante carga para el cuidador, incrementa la mortalidad y aumenta el gasto económico. Un ensayo clínico liderado por médicos del Hospital Clínic de Barcelona ha logrado identificar biomarcadores (proteínas) de demencia en la enfermedad de Parkinson. En este estudio por primera  vez  se identifican lesiones tipicas de la enfermedad de  Alzheimer, muy frecuentes en la demencia asociada a la enfermedad de Parkinson, utilizando una prueba de neuroimagen denominada PET (tomografía por emisión de positrones). Además en este estudio se examina la relación entre los resultados de esta novedosa prueba radiologica y la medicion de  estos biomarcadores proteicos en liquido cefaloraquideo. Los resultados preliminares de este estudio se presentan en el 7º Congreso Internacional de Parkinson que tiene lugar en el CCIB del Fòrum de Barcelona hasta el 12 de diciembre.

Este estudio se llevará a cabo durante un período de tres años. Los investigadores,  Drs. Mª José Martí Yaroslau Compta y Lomeña , de los servicios de Neurología y Medicina Nuclear del Clínic, con colaboración con CETIR, están estudiando a un total de 31 pacientes: 8 sanos, 15 con Parkinson no dementes, y 8 con Parkinson y demencia. A todos se les realiza una punción lumbar para la obtención de líquido cefalorraquídeo –líquido que protege el cerebro y la médula espinal-, y posterior estudio de dos marcadores bioquímicos (proteínas tau y beta-amiloide), marcadores alterados en la enfermedad de Alzheimer. Además, a todos los participantes se les realiza  un PET para la identificación de lesiones que contienen ambas proteínas nunca  empleado en el estudio de la demencia en pacientes con Parkinson. El objetivo principal del estudio es establecer parámetros que permitan evaluar estas lesiones  mucho antes de la aparición clínica de demencia, lo que permitiría la monitorización en un futuro de nuevas terapias neuroreparadoras y neuromoduladoras.

Parkinson: más allá de los trastornos del movimiento

bloc-texto2Demencia, depresión, trastornos del sueño o pérdida del olfato constituyen a día de hoy el verdadero problema de los enfermos de Parkinson, una realidad que va más allá de los trastornos del movimiento clásicos que todos conocemos. Dado el elevado impacto sobre la calidad de vida tanto de los pacientes como de sus cuidadores, y su posible implicación en la detección precoz de la enfermedad, los denominados Trastornos No Motores constituyen hoy el principal foco de atención de neurólogos de todo el mundo, que durante estos días se reúnen en Barcelona en el 7º Congreso Internacional de Parkinson, dirigido por el Dr. Eduard Tolosa, del servicio de Neurología del Hospital Clínic de Barcelona. En un encuentro con los medios celebrado hoy en la ciudad condal, el Dr. Tolosa, junto al Dr. Pablo Martínez-Martín, del Instituto de Salud Carlos III de Madrid, han explicado la importancia que realmente tienen este tipo de trastornos, dada su frecuencia y su repercusión sobre los pacientes y sus cuidadores. En algunos casos, como ocurre en la demencia, muchos de estos síntomas constituían síntomas propios de la edad avanzada o consecuencia de la discapacidad progresiva que el trastorno del movimiento ocasiona, y no una parte integral de la enfermedad de Parkinson.

Según el Dr. Tolosa, el 50% de los enfermos de Parkinson padecen trastornos no motores antes de desarrollar la enfermedad, por lo que su detección constituye un factor predictivo del Parkinson. Cuando éstos aparecen, aumenta el riesgo de padecer la enfermedad. La implementación, por tanto, de estudios específicos y cuestionarios para detectar estos trastornos es crucial no sólo para el abordaje sino también para la predicción de la enfermedad. Un ejemplo es la prueba del olfato que realizan en el Clínic para detectar la hiposmia o pérdida de olfato, que ocurre en más del 70% de los pacientes. Mediante un test de olfacción se puede determinar la detección, identificación y discriminación de los olores. El hecho de que se pueda detectar en estadios iniciales  cuando los trastornos motores aún no han aparecido, junto a otros estudios de resonancia magnética, ha permitido concluir que este trastorno no asociado con otra enfermedad puede ser un factor de riesgo del Parkinson.

De la misma manera, trastornos como el estreñimiento, la disfunción urinaria,  alteraciones del sueño o alteraciones cardíacas pueden aparecer antes de la aparición de la enfermedad, lo que ha revolucionado la visión de los especialistas sobre cuándo y dónde empieza la enfermedad de Parkinson, y ha abierto la puerta a un diagnóstico precoz años o incluso décadas antes de que aparezcan los síntomas motores. Asimismo los Trastornos no motores, de elevada prevalencia en fases avanzadas del Parkinson, son en la actualidad insuficientemente reconocidos por los especialistas y suponen un elevado gasto económico en la sanidad. El impacto sobre los pacientes y su entorno provoca a día de hoy desconcierto, de ahí la importancia de realizar estudios como el de la demencia que ayuden a mejorar el manejo de una enfermedad que hasta ahora era abordada con fármacos que controlar los trastornos del movimiento.

Comparte esta entrada

  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google
  • E-mail this story to a friend!
  • LinkedIn
  • Technorati
  • TwitThis
  • Meneame
  • StumbleUpon

Los comentarios están cerrados.